Policías de Boca del Río acosan a rescatista nacional de animales

Elementos de la Policía Municipal de Boca del Río fueron señalados de acosar y criminalizar al conocido rescatista animal Edgardo Zúñiga Juárez mejor conocido como Edgardo Perros en su paso por la ciudad.

Boca del Río, Ver. / Por Sergio Aldazaba / 17 de octubre de 2020.

Los uniformados fueron sorprendidos tratando de encarcelar al querido activista, quien en ese momento era acompañado por sus compañeras de la asociación Casitas en Movimiento Veracruz A.C.

Fueron los elementos de la cabecera municipal de Boca del Río de la unidad marcada con el número económico 348, quienes lo detuvieron a unos metros del puente que cruza el río Jamapa cuando se dirigía a carretera.

Edgardo paró en la gasolinera para comprar algo de desayunar y ser escoltado por sus compañeras a la carretera para que pudiera seguir seguro su viaje, cuando fue increpado por los oficiales.

Estos lo señalaron de alterar el orden público y no respetar el bando del buen gobierno, pues a su parecer se trataba de un indigente que andaba con un montón de perros, pero no contaban con que era acompañado por más rescatistas.

Cabe señalar que incluso buscaron el apoyo del director de medio ambiente Sergio Muñoz Colina, pero este nunca respondió las llamadas y los mensajes, pese a que siempre se ostenta y presume de ser y apoyar a los rescatistas de animales.

El proyecto de Edgardo Perros consiste en recorrer toda la República Mexicana por carretera a pie con su triciclo rescatando perros en situación de calle o maltratados para rehabilitarlos y encontrarles un hogar amoroso y responsable.

En su jornada, ya ha podido rescatar más de 600 canes, los cuales han recibido atención médica y les ha podido brindar una familia que los adopte y les dé el amor que tanto necesitaban.

En su paso por Boca del Río, Edgardo no solo fue acosado por la Policía, sino también por personal de Protección Civil, quienes este fin de semana quisieron retirarlo del bulevar donde se detuvo a tomar un descanso con su manada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *